Innovación en Lata. 100% Natural / Made in Peru

Crowdhacking Comments (0)

Consumir antes de: 01.01.2021

Las predicciones del crecimiento del Perú para este año son positivas si las comparamos con el resto del mundo. A pesar de esto un sector del empresariado se mantiene preocupado ya que debemos de reconocer que algunas variables como una caída en precios del oro y el cobre o la definición del rol del estado siempre nos generan cosquillas y un malestar en el estómago.

En estos vaivenes perdemos un tanto la noción de largo plazo y las variables que controlarán el crecimiento potencial del país en las próximas décadas. Si quisiéramos entender cómo se comportará la economía y las interacciones con nuestra sociedad en el futuro deberíamos seguir igual de cerca estadísticas e indicadores en otros sectores que son los mas relevantes a largo plazo como la educación básica, ciencia e investigación, rankings internacionales de nuestras instituciones universitarias, desarrollo comercial de tecnología y registro de patentes, para tener así una idea más clara de lo que nos depara el futuro con miras a nuestro próximo bicentenario. La realidad es que somos uno de los últimos países en el mundo en temas tan importantes como educación, inversión en I+D e innovación tecnológica y este hecho nos debería generar un apetito voraz por impulsar al conocimiento y la innovación como unos de los ingredientes principales y parte del ADN de nuestra cultura y sistema económico y social.

El boom económico que ha experimentado el país en un contexto de crisis global, se ha convertido en un manjar muy apetecible para los inversionistas tanto nacionales como internacionales. Sin embargo el éxito actual de la economía peruana, como lo evidencia la caída del nivel del mercado de valores, corre el inminente peligro de desaparecer de la mesa global si no encontramos nuevas recetas que nos permitan seguir innovando en el largo plazo para poder crear nuevos nichos e incentivar nuevas olas de crecimiento.

Debemos reconocer nuestra realidad: La mayoría de la riqueza generada durante los últimos años no solo viene de la extracción de recursos naturales sino que además viene en gran medida de recursos naturales que no son renovables, como la minería. Aquellos que tienen la posibilidad de ser renovados como la pesca o la agroexportación, especialmente orgánica, están también continuamente al acecho de una sobre producción o explotación irresponsable que puede generar situaciones insostenibles. En cambio, una economía basada en un mayor grado de capital humano, creatividad, investigación, tecnología e innovación y en elementos intangibles no tiene un límite físico tan restrictivo y es por definición renovable, cambiante, siempre buscando lo nuevo, la mejora, la eficiencia y la efectividad, como lo evidencia por ejemplo la nueva industria gastronómica.

La innovación no solo significa diseñar e inventar nuevos productos o aplicar ciencia y tecnología para generar negocios. Promover decididamente la investigación, el diseño y las industrias creativas y darle una mayor importancia a lo intangible no solo es un argumento para generar una mayor riqueza económica, lo que incrementaría el ingreso per cápita. La innovación se puede aplicar asimismo a los grandes retos a los cuales nos enfrentamos como país en lo social. Solucionar nuestros principales problemas como lograr una mayor equidad, un mayor acceso a servicios de salud, una mejora en la nutrición infantil, un acceso equitativo a educación de calidad, mayor acceso al agua potable y servicios básicos pasan no solo por incrementar el gasto público sino por generar innovación en estos rubros para poder reducir costos, encontrar soluciones más efectivas y que el mismo dólar invertido llegue a más beneficiarios. Esto a su vez dependerá de que en los próximos años podamos cultivar nuevas generaciones de creadores, emprendedores, ingenieros, artistas, científicos y emprendedores sociales.

En un viaje reciente a la ciudad de San Francisco pude ver de cerca como se está creando actualmente toda una industria y un ambiente que promueve la creatividad, la innovación abierta y el desarrollo de todo tipo de tecnologías, desde Silicon Valley, la cuna de la industria informática que ahora está generando el nacimiento de Startups en base a tecnologías de impresión en 3D e invención de productos electrónicos hechos en talleres compartidos como si fuesen bibliotecas de producción con máquinas que valen millones de dólares a las cuales se pueden acceder con un pequeño pago mensual, hasta el desarrollo de tecnologías sociales o emprendimientos de la economia compartida, tecnologías para solucionar problemas de la humanidad a bajo costo, también conocidas como “tecnologías del próximo billón”, que básicamente son una serie de inventos, productos y servicios para poder solucionar las necesidades básicas de billones de pobladores de extrema pobreza que no tienen más que un ingreso de $1 al día.

Estas pequeñas empresas y laboratorios de investigación que están creándose en universidades y en el medio de ciudades que le dan un gran un énfasis al diseño y la ingeniería y que son altamente innovadoras, están inventando soluciones para atacar los problemas más apremiantes del tercer mundo como la creación de prótesis para inválidos por menos de $15, o filtros de agua portátiles utilizando nanotecnología con un costo de apenas un par de centavos de dólar por litro, o pañales y toallas higiénicas biodegradables que además sirven para producir compost, mejorar los cultivos y generar oportunidades de micro negocios a través de franquicias de baños públicos, reduciendo a la vez las tasas de contaminación e infecciones. Este ecosistema que en la época de la carrera espacial y de la guerra fría nació gracias al presupuesto en investigación del gobierno y con la creación de los laboratorios nacionales, la NASA y la cooperación con la Universidad de Stanford, que luego se amplio gracias a la investigación que realiza el sector privado que creció gracias a estas industrias como en el caso de Intel y las empresas de semiconductores, hasta las empresas de software e internet que surgieron hace menos de 15 o 20 años y por ultimo con la participación de ingenieros independientes que trabajan en sus tiempos libres y que ahora, gracias al bajo costo de nuevas tecnologías de investigación y producción están creando hacker labs o espacios creativos abiertos a todo el mundo donde se puede experimentar, compartir conocimiento, diseñar, producir y hasta financiar la creación de nuevos negocios basados en tecnología, gracias a la ayuda de plataformas virtuales de financiamiento colectivo como el caso de Kickstarter.com que permite a cualquier persona lanzar un proyecto creativo e innovador con la promesa de recibir algún regalo, premio o producto a todo aquel que apoye el proyecto con un poco de dinero. El poder de las masas es ahora el motor de la innovación y creatividad. Kickstarter que es una plataforma de financiamiento de masas, en donde las personas apoyan proyectos con montos que van desde $1 hasta algunos cientos. Han intermediado el financiamiento de mas de 100,000 proyectos creativos por un monto de 600 millones de dólares en solo 4 años, proyectos que van desde el diseño de relojes de papel digital hasta proyectos colaborativos como sensores que miden la calidad del aire para así generar datos que se comparten en la red y que certifican el buen estado ambiental en diversas ciudades del mundo.

El tipo de innovación que nuestro país puede generar y que necesitamos para poder solucionar nuestros problemas locales no solo pasa por desarrollar software que sea exportable o startups que lancen una nueva tienda online, que genere divisas, empleo de calidad y un impulso a las carreras de ingeniería electrónica o ciencias de la computación sino también por desarrollar tecnologías de bajo costo aplicando aparatos de última generación como impresoras de 3D que permitan fabricar piezas, prototipos y productos finales como bombas de agua de bajo costo para irrigar zonas desérticas, desarrollar sistemas electrónicos y sensores para mejorar nuestra agricultura, aplicar tecnología solar para conectar y comunicar más pueblos, desarrollar aparatos de bajo costo como tablets de $20 para llevar la educación autosuficiente para niños a lugares remotos como se está haciendo en Africa o India. La innovación y la tecnología, aparte de generar nuevos negocios, nos puede ayudar a resolver los problemas por los que pasa la mayoría de nuestra población.

Sabor nacional
Los peruanos nos enorgullecemos de que la creatividad es uno de nuestros principales valores nacionales. Tenemos una gama de ejemplos de personajes talentosos que han sobresalido en diversos roles internacionalmente. Generar una transformación no solo pasa por tener personajes creativos y sobresalientes individualmente, que pueden ser muy exitosos de forma independientemente sino por crear ecosistemas de innovación, como se ha hecho de forma natural y se ha aplicado exitosamente a rubros como la cocina, que está creando un ecosistema, que poco a poco se equipara a un Silicon Valley gastronómico, es decir creando colaboración y cooperación entre todos los sectores por un fin común, desde restaurantes de renombre que se expanden por el mundo, que son nuestro Google o nuestro Facebook, con sus laboratorios de investigación lanzando nuevos sabores y productos; con las escuelas de gastronomía que son nuestra Universidad de Stanford o MIT, donde se prepara a los mejores ingenieros gastronómicos; con nuestros pequeños agricultores y la herencia genética que hemos heredado en miles de productos y variedades autóctonas, que es nuestro capital intangible y renovable; con el gobierno central, que es nuestra NASA y que está participando con campañas altamente creativas de promoción no sólo de la gastronomía sino de toda la marca País exitosamente y que ultimamente le esta dando una mayor importancia a la ciencia a través de becas, financiacion de doctorados y concursos para el desarrollo de tecnologia de Concytec y el nuevo programa de Startup Peru; hasta nuestros pequeños inventores o hackers gastronómicos que en sus casas, en sus puestos de mercados, en el restaurant del barrio están siempre innovando y buscando como crear nuevos productos, así como Bill Gates, Steve Jobs y Hewlett y Packard fundaron algunas de las empresas tecnológicas más grandes del mundo en sus garajes o en las residencias universitarias.

La base de nuestro futuro desarrollo en lo económico y en lo social pasa por reconocer a la innovación empresarial, social, comunitaria, tecnológica, artística y científica como uno de los ingredientes de un banquete que debe compartirse y llegar a todos. Replicar el modelo y éxito de la innovación gastronómica para innovar y desarrollar procesos y tecnología para mejorar nuestra infraestructura, educación, salud, nutrición y en otras áreas, con la participación del sector privado, emprendedores, universidades y el gobierno es un reto. Generar espacios para producir, compartir, y aplicar conocimientos y promover la innovación es la olla común donde se debe cocer nuestro futuro. Es vital promover un mayor numero de concursos de innovacion como Innóvate Perú o el concurso de inventos organizado por Indecopi y otras convocatorias mundiales para crear nuevos emprendimientos tecnologicos como Wayra de Telefónica y Start Up Peru del Ministerio de la Producción para atraer a emprendedores de todo el mundo, financiamiento publico, inversores ángeles como Perú Capital Network y fondos de inversión privados.
La innovación es un proceso que nos puede permitir disfrutar de un mayor nivel de vida y ya tenemos ejemplos claros de como nuestra creatividad y la cooperación han sido los pilares de todo un sector. Nuestra creatividad peruana, inventiva criolla y nuestra forma singular de ver el mundo son elementos que debemos reconocer, potenciar y aprovechar para lograr éxitos en el futuro, para generar una innovación hecha en el Perú que llegue a todos los sectores, que sea accesible, abierta y que se produzca y se consuma por todos. Provecho.

» Crowdhacking » Innovación en Lata. 100% Natural...
On May 20, 2013
By

Leave a Reply

« »